domingo, 15 de julio de 2018

LOS CONDUCTORES DEL ALTO PORMA SIGUEN HONRANDO A SAN CRISTÓBAL


Cartel de la FIESTA

A MODO DE SALUDA

Un año más SAN CRISTÓBAL
acudió presto a su cita,
para guardar los camiones 
de sus fieles transportistas.
Conductores abnegados
a lo largo de los días,
que se ganan su sustento
por caminos y autopistas.

Haz que no pierdan el rumbo,
se su protector y guía
y que, al final de la ruta,
les acoja su familia.
SAN CRISTÓBAL, santo bueno,
te invocamos con fe viva:
oriéntanos en el viaje
y dirige nuestras vidas.



       Por octavo año consecutivo, la ASOCIACIÓN DE CONDUCTORES DEL "ALTO PORMA", en colaboración con el Ayuntamiento de Boñar y otras firmas comerciales, preparó un programa variado de actividades en honor a su patrono SAN CRISTÓBAL.
       El tiempo, metido últimamente en tormentas casi diarias, respetó el desarrollo de los actos: desfile, bendición de los vehículos y Santa Misa por la mañana en la plaza del Negrillón (en espera de que se inaugure su nuevo monumento). En la celebración participaron unos 25 camiones de gran tonelaje (cabinas tractoras principalmente), que invadieron el aire boñarés con sus bocinas potentes.


PREPARATIVOS, ENTRADA Y APARCAMIENTO


















        La comida de hermandad tuvo lugar en el Chiringuito EL SOTO, en el entorno de la arboleda. La sobremesa y la tarde completó el resto de actividades programadas: baile, concursos, premios y el homenaje a los siguientes conductores: VÍCTOR TRINIDAD, EPAFRODITO RODRÍGUEZ, ANIANO CAMPOS, TINO FERNÁNDEZ, MANUEL-ÁNGEL IBÁN y SANTIAGO VIEJO.

SECUENCIAS EN "EL SOTO"
























lunes, 9 de julio de 2018

VA POR TI, "BRUJO": FUTBOLISTA UNIVERSAL E INIMITABLE



BALI recibe la medalla de oro y brillantes (I) de parte del Ayo. de Boñar. Los hijos de QUINI reciben sendas copias del poema "Va por ti, Brujo" (D).








       Hay días en los que 24 horas son insuficientes para poder disfrutar de emociones tan intensas. Y el "culpable"  de todo es el presidente de la Peña Barcelonista de Boñar: LUIS ALONSO "BALI", que consiguió movilizar a todos sus familiares y amigos para reunir en su pueblo a un elenco de ex-futbolistas, deportistas y peñas de toda la geografía peninsular, insular e, incluso, internacional  para rendir un homenaje a todo un HOMBRE BUENO (en el pleno sentido de la palabra): futbolista, padre, amigo, compañero... (y sigan poniéndole adjetivos a DON ENRIQUE CASTRO "QUINI").

       Todo empezó a partir de las once de la mañana con una misa en la iglesia parroquial en recuerdo del homenajeado, celebrada por el párroco Don Abel Viñuela y amenizada por el coro parroquial y la colaboración de Pipo Prendes que, con su guitarra, contagió su emoción sincera a todos los asistentes. Para mí, fue todo un privilegio conocer a este hombre sencillo, amable y profesional. ¡Gracias, Pipo, por tu amistad!


Momento del Ofertorio

       Después de la misa, en el escenario montado para la ocasión, fueron teniendo lugar las múltiples alocuciones de los ex-compañeros de Quini en el Sporting, Barcelona y la Selección Española, así como de otros equipos de la Liga Española y representantes de las diferentes peñas deportivas. El remate previo a la entrega de regalos a los hijos de Quini lo pusimos Pipo Prendes y yo (él con su canción AHORA QUINI, y yo con mi composición poética VA POR TI, "BRUJO").




       Paralelamente se podía visitar la exposición fotográfica en el edificio Manuel Díez Rollán y, como aperitivo a la comida de gala en el pabellón municipal "Isidro Martínez", las diferentes peñas fueron desfilando por la villa acompañadas de una banda y gaiteros.





       Álvaro, desde Gijón y ausente por obligaciones familiares, se hizo eco del acontecimiento en su columna periodística con el título AHORA, QUINI. Estas fueron algunas de sus valoraciones:

       "El cántico más auténtico de la historia del fútbol nace en los fondos del Molinón como un rumor de mar de fondo y se extiende por la tribunona como una ola inmensa que amenaza con cubrir el estadio. En ese ecosistema, las tardes en las que el sirimiri se entretiene en la visera del campo para dibujar una cortina que parece que no moja, en los partidos en los que el esférico va y viene sin encontrar consuelo en las mallas, la garganta profunda de la tradición futbolística envereda al balón para que halle destino,,, Son apenas cinco palabras: un adverbio que se repite cuatro veces con exasperación y el nombre del mito que se aúpa al altar del presente, tan cargado de pasado y necesitado de futuro. AHORA, AHORA, AHORA QUINI, AHORA -entona la afición, igual que se recita el credo de una religión pagana-.
       El conjuro apela al brujo que fundó la religión en la que militan los aficionados, sin necesidad de filiación fratricida a un club concreto, sino todo lo contrario, como patrimonio del deporte que mide personas para que crezcan por encima de los límites que creían insuperables. Enrique Castro, Quini, fallecido este año cuando febrero se vuelve mocho, pervive como referente espiritual de un deporte desviado de los valores que lo fundaron. El mantra convocó ayer a más de 400 personas en Boñar, al reclamo de la Peña Barcelonista de la localidad, para resucitar los nombres de una página del balompié en la que los dorsales de las camisetas todavía no tenían dueño. En el campamento estival astur del reino medieval al que le robaron ser comunidad, Arconada, Dani, Luis Pereira, Asensi, Julio Alberto, Marañón, Marcos Alonso, Cundi, Redondo, Abel y Joaquín, entre más de una treintena de futbolistas de los equipos españoles históricos, rememoraron la figura de un jugador que se erigió en emblema por su compañerismo, respeto al rival, saber ganar y perder, confianza en si mismo y juego limpio, como enseña a guajes como el mío nada más que cruzan la puerta del templo de Mareo con el sueño de formarse como futbolistas y encuentran la silueta del mito dibujada en cada campo.
       Si quieren saber qué justifica la dimensión del fútbol, busquen en la historia de Enrique Castro. AHORA, AHORA, AHORA QUINI, AHORA más que nunca."

SECUENCIAS DE UN HOMENAJE HISTÓRICO




























ECOS DE PRENSA




  

miércoles, 27 de junio de 2018

A PESAR DE TODO, "LA ROJA" YA ESTÁ EN OCTAVOS DE FINAL


Gol de INIESTA en la final del Mundial - 2010

       Los que somos futboleros desde la infancia tenemos un concepto distinto acerca del FÚTBOL (así, con mayúsculas). Ello se debe a las muchas horas que hemos ocupado practicando este deporte-vicio nacional (aficionado y federado). Cierto, cada uno llevamos dentro un entrenador-seleccionador, que nos hace discrepar frontalmente con los que rigen los destinos de nuestra selección nacional de fútbol. A pesar de la TV y las redes sociales, las imágenes se distorsionan con enorme facilidad. Resulta más que difícil contrarrestar el fanatismo de algunos aficionados (que todo lo ven desde el color de la camiseta de su equipo). 

Equipo cadete del PUENTE CASTRO F.C. (década de los 90)

       Hecha esta aclaración inicial y teniendo en cuenta que también él lo ha practicado desde niño, suscribo literalmente el artículo de mi hijo Álvaro que, con el título LA VIDA EN MUNDIALES, trató el tema en su columna periodística LA LIEBRE.

       "Tengo diez Mundiales. Los cumplí el jueves cuando me descubrí ante el Rusia-Arabia Saudí como hace ahora 36 años que me había sentado mi padre delante del televisor con una camiseta de Naranjito, el chupete y el remolino indisciplinado para entender, delante de un España-Honduras, que hay cosas más importantes, pero son todas mucho más aburridas. Los mundiales nos enmarcan mejor que los cumpleaños o las Navidades. Son puntos geodésicos en los que fijamos episodios de nuestra biografía como si fueran chinchetas en un mapa para recordarnos con el paso del tiempo. Por las Copas del Mundo sabemos que trasnochamos por primera vez aquella madrugada en la que el Buitre voló en Querétaro, mientras Di Stefano repetía que "la calor" era impresionante en Méjico, donde acabamos al borde de la excomunión al proclamar Dios a Maradona.
       No recuerdo bien qué hice los cuatro años siguientes, pero sé que en 1990, el verano en que quise ser el Toto Schillaci pero con pelo, estábamos delante del televisor de 14 pulgadas que sacaron a la calle en la bolera de Boñar para que los guajes nos arremolináramos como un enjambre cuando Brehme metió el penalti que despertó a Argentina. Adolescente de bofetón, me encontré en 1994 en el salón de casa de mi abuela rebozado en las lágrimas de Luis Enrique, aquella tarde en la que Tassotti nos partió la cara para que nos acostumbrásemos a entender la vida, la misma que nos concedió justicia poética cuando Roberto Baggio echó en la final ante Brasil el penalti al cielo de Los Ángeles.
       Me hice mayor de edad después de que Zidane enmarcara la cara del hijo de unos refugiados argelinos en el Arco del Triunfo y, ya en la universidad, me perdí, vencido por la resaca en el sofá, el atraco matinal de Al Ghandour a España en 2002. Tenía un ordenador delante y la tele de la redacción a un lado en 2006, el mes de julio en el que los alemanes se traicionaron a si mismos, pero Italia traicionó a todos los demás. No sabría decir qué hice el lunes, pero repetiría con exactitud el verano de Sudáfrica que acabó junto a los amigos metido en la presa del Soto con la mesa y las sillas, mientras mi hijo Martín con tres años debutaba desde la orilla con el gol de Iniesta y la camiseta de Villa. Ahora, superado el 2014 en el que Brasil se inmoló en casa, aquel 7 de España lo ha heredado Mateo. Este Mundial tampoco nos vamos a olvidar."

ALGUNOS RECUERDOS DE MI BIOGRAFÍA FUTBOLERA



Años: 1969 (I) y 1972 (D) con el C.D. BOÑAR










C.F. OLLEROS (Temporadas 1972-74)

C. D. BOÑAR (Verano de 1971)



martes, 29 de mayo de 2018

EL PANTANO DEL PORMA CUMPLE MEDIO SIGLO



Cartel del 50 ANIVERSARIO, y dos vistas del EMBALSE DEL PORMA.








Situación actual de los EMBALSES


       Promovido por la ASOCIACIÓN CULTURAL "PEÑAMIÁN" y con la colaboración de la Diputación de León, el Instituto Leonés de Cultura y el Ayuntamiento de Boñar, se celebró este 5O ANIVERSARIO del cierre del PANTANO en dos escenarios distintos:  la explanada anexa al muro (margen derecha del río) y el Espacio Multifuncional "Isidro Martínez" de Boñar.  A pesar de las tormentas que se extendieron por la provincia, el tiempo respetó la celebración de los actos, con gran afluencia de personas.

       El EMBALSE DEL PORMA (Presa de JUAN BENET), iniciado a finales de 1962 y terminado en 1968, se inauguró oficialmente el 23 de junio de 1969. Tiene 77 metros de cota de coronación y una capacidad de 317 millones de metros cúbicos. En su día fueron desalojados un total de 279 vecinos, pertenecientes a ocho pueblos: Vegamián, Lodares, Armada, Utrero, Campillo, Ferreras, Quintanilla y Camposolillo. La indemnización por parte del Estado ascendió a 324.000.500 pesetas en 1967-68.

       

Escenario del fin de fiesta en Boñar.











       Aunque los medios de prensa provinciales y las redes sociales dieron una amplísima información de los festejos, me gustaría entresacar algunos párrafos de la columna periodística de mi hijo Álvaro, publicada en el Diario de León con el título: PEÑAMIÁN.

       "... Peñamián define un espejo que vierte la realidad con dos caras para que encontremos en el reflejo de la luz sobre la lámina del pantano del Porma las huellas de quienes quedaron debajo. Miramos a quienes nos miran, sin entender que somos nosotros mismos, cuando nos asomamos al mirador del valle bajo el cual los rayos del sol se absorben para iluminar el lecho en el que se enterraron hace 50 años los pueblos de Vegamián. Campillo, Ferreras, Quintanilla, Armada, Lodares Utrero y Camposolillo.
       El recuerdo queda al resguardo del libro "Peñamián, la memoria bajo el agua", una obra monumental levantada como una sebe ante el olvido por el empeño de José Antón Acevedo, Isidoro de la Fuente Bayón y Ángel Luis Martínez García. Los tres vecinos han construido, por medio de esquelas, archivos y registros polvorientos, el árbol genealógico de 2.500 familias de los ocho pueblos del valle de Vegamián, para que las huellas no se pierdan por mucho que suba la cota del pantano... Entre las piedras están las de la casa del tío Ramiro de Utrero, el padre de mi abuela Rogelia, y las de todos los que vienen de ahí. Juntas forman un territorio inabarcable: el mapa en el que Peñamián existe."

UNA PARTITURA CON MUCHA HISTORIA



ECOS DE PRENSA EN EL DIARIO DE LEÓN

27 de mayo de 2018