jueves, 10 de mayo de 2012

MIS RECUERDOS DEL VIEJO "SANATORIO"



Panorámica norte, desde la Avda. de Asturias



      Buceando en la historia de este "edificio singular", resulta que el BALNEARIO DE LA CALDA de Boñar abrió sus puertas en el año 1905. Según nos cuenta Juan-Carlos García en su libro BOÑAR. FINAL DE UN HISTÓRICO LETARGO, "...la fiebre balneoterapéutica recorría toda España. Estas fuentes, sus características curativas, la situación geográfica y las condiciones climáticas de la montaña leonesa atraían a las gentes amantes de la vida sana (y con cierta cartera)...
        En 1933, los Presupuestos del Estado contemplan la construcción de un Sanatorio Antituberculoso en la provincia de León... La inspección provincial de Sanidad recibió una grata impresión en su visita a los terrenos que cedería el Ayuntamiento de Boñar, visita que tuvo que ser retrasada en un primer momento por culpa de una intensa nevada que incomunicó a esta villa... Finalmente, y después de la Guerra Civil española, se optaría por acondicionar el antiguo hotel del Balneario para el tratamiento de la tuberculosis, enfermedad mortal entonces en casi todos los casos registrados..." (págs. 162 y 166).

      De esta manera, el antiguo hotel estuvo funcionando como SANATORIO ANTITUBERCULOSO hasta 1960, año en que se trasladó al Monte de San Isidro, en León (carretera de Asturias), donde sigue estando después de varias remodelaciones. Hasta aquí, los datos históricos.



Vista sur, saliendo de Boñar hacia San Isidro



      Sin embargo, los recuerdos más remotos de mi infancia me lo pintan como un lugar "extraño y peligroso" (por el tipo de enfermedad contagiosa), como alejado y apartado del resto del pueblo. Otro recuerdo, un tanto macabro, me lo proporcionó Toño Villanueva en un comentario del blog. Refiriéndose al camino del Felechar, dice que, "cuando existía el Sanatorio, llevaban a los muertos en una carretilla por ese camino al cementerio".

      La única imagen agradable que se conserva en mi retina tiene que ver con la Cabalgata de Reyes, organizada por las gentes del Sanatorio en la década de los años cincuenta. Recuerdo arraigado en la imaginación infantil.

      Ya en los años 60, como Seminario Agustiniano, pude conocer con más detalle el interior del "viejo sanatorio" debido a la amistad que mantuve con los alumnos y profesores, así como  las relaciones deportivas futboleras.

      Posteriormente, acondicionado como Centro Europeo de la Naturaleza PARDOMINO (con su llamativa fachada de color rosa), celebramos aquí la cena-despedida de la Rondalla EL NEGRILLÓN, a finales de la década de los 80.




Vista trasera actual del edificio, desde el camino paralelo al río Porma


      Actualmente, se encuentra en un estado de abandono casi total. Nuestro compaisano Manolo, "El Cuco", lo ha tratado con mucho acierto (no exento de pena y nostalgia) en su blog, bajo el título de EL SANATORIO ENFERMO. Para terminar, me permito la licencia de tomar algunas fotos antiguas publicadas por El Cuco en dicha entrada. Gracias anticipadas, Manolo.



ALBUM HISTÓRICO DEL "SANATORIO"




Hotel - Balneario - Sanatorio


Carretera con la antigua alameda


Paseo por la arboleda


Entrada al antiguo Hotel del Balneario


Sanatorio - Seminario - Albergue






      


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya sabes que tienes todos los permisos copiar, pegar, poner fotos...Que envidia de que puedas hacer todos estos reportajes estupendos "in situ". Y tienes un filón inacabable.Saludos

Pedro Caballero Rodríguez dijo...

Gracias, ¿Manolo?, porque el blog, sin tus fotos, no sería lo mismo. Saludos cordiales.
Pedro.

Teö dijo...

Estuve de pequeño de campanento en el antiguo hotel -cuando fui yo se llamaba Albergue Pardomino- y ayer me enteré de su estado actual de abandono y ruina. Me embargó una tristeza enorme porque es un lugar del que guardo admiración y cuyas instalaciones las tengo presentes en mi iconografía personal. muchas veces me recreo deambulando con mi mente por sus estancias.

Quiero hacer presente que si se decidiera de forma popular el rehabilitarlo, me presto voluntario para devolverle su esplendor. mi mail es ilusteo [arroba] gmail.com

Pedro Caballero Rodríguez dijo...

Buenas tardes, TEÖ:
Así están las cosas. Yo desconozco quién es el propietario del inmueble en estos momentos, pero la situación es de abandono creciente. Saludos cordiales. Pedro.

Rodrigo dijo...

hola, mi padre estuvo de médico ahí, creo que a finales de los 50 principios de los 60.

saludos

Pedro Caballero Rodríguez dijo...

RODRIGO: Celebro que mi entrada te haya traído a la memoria el recuerdo de tu padre. Recibe también mis saludos.